pt-PTes-ES
  |  
Presentación

La nota común que han tenido todos los Congresos Ibéricos sobre Gestión y Planificación del Agua organizados por la Fundación Nueva Cultura del Agua desde 1998 ha sido realizar una reflexión transdisciplinar, crítica y constructiva de la política de aguas en España y Portugal. La finalidad siempre ha sido la misma, construir una nueva cultura del agua para mejorar nuestra relación con los ecosistemas y lograr que la gestión sea más democrática y su uso más equitativo.

Los temas que se abordan en cada Congreso cambian en respuesta al contexto y los problemas de cada momento, pero en no pocas ocasiones nos encontramos con el resultado de las prácticas que resultan de un antiguo maridaje entre determinadas relaciones de poder y una concepción obsoleta de la política de aguas. En esta octava edición tenemos un escenario institucional muy particular que renueva el interés por la deliberación colectiva. En la Unión Europea se ha evaluado el primer ciclo de planificación hidrológica de la Directiva Marco del Agua a finales de 2012 y esto nos exige contribuir a ese proceso común de evaluación, aunque España y Portugal estén concluyendo ese ciclo con retraso.

En esta ocasión, como ya se hizo en congresos anteriores, también se demandará que los gobiernos de España y Portugal adopten medidas efectivas para coordinar sus políticas de aguas en las cuencas compartidas. Sin embargo, ahora se cuenta ya con prácticas europeas mucho más avanzadas en ese terreno que permiten un análisis más profundo al respecto. Al mismo tiempo esta revisión debe enmarcarse dentro del debate internacional sobre las relaciones entre cuencas hidrográficas y el gobierno del territorio.

Igualmente se insistirá en la dimensión ecosistémica de la política de aguas que exige cada vez más la inclusión de las aguas marinas con la misma importancia que las aguas continentales, de transición y costeras. En particular habrá que garantizar una adecuada articulación con los objetivos de la Directiva Marco de Estrategia Marina y calibrar adecuadamente la eficacia de los indicadores ambientales para identificar los efectos de las presiones humanas.

Finalmente, los aspectos económicos se presentan también con temas nuevos como son los efectos de la crisis actual, o los avances habidos en el debate internacional sobre la aproximación económica a los servicios ecosistémicos. Sin que pueda dejarse de lado la importancia renovada de la recuperación de costes, así como los criterios de coste eficacia, cuestiones que se mantienen vigentes y que están incorporando nuevas voces a los debates.

Estamos convencidos de que los temas de este VIII Congreso Ibérico sobre Gestión y Planificación del Agua constituyen una sugestiva invitación al intercambio de conocimiento y a la participación en ricos debates, acompañados de una oferta de actividades paralelas, en el magnífico escenario de Lisboa y el Tajo, ese río que vertebra la Península Ibérica.